La palabra grasa suele asociarse con gordura o con enfermedades. Sin embargo, las grasas son imprescindibles para el funcionamiento del organismo.

Según la consistencia que presentan a la temperatura ambiente, las grasas se clasifican en aceites, cuando son líquidas; untos o mantecas cuando son semisólidas y sebos, cuando son sólidas. Son insolubles en agua y menos densas que ella. Generalmente, en estado puro son insípidas, inodoras e incoloras.

Aunque las grasas no son tan abundantes en la naturaleza como los hidratos de carbono, producen sin embargo más del doble de energía que éstos.

Grasas que deben limitarse o evitarse

Las grasas y aceites proporcionan mucha energía en una cantidad relativamente pequeña de alimento. Una vez que se consumen grasas, el cuerpo puede almacenarlas para usarlas en otro momento. Cuando el alimento escasea, esta grasa almacenada se convierte en una fuente de energía. La grasa también proporciona lo necesario para el funcionamiento del cerebro, el tejido conectivo y el sistema digestivo. En pocas palabras, la grasa desempeña una función importante en la salud y es un componente esencial de una dieta equilibrada.

Diferentes tipos de grasa y sus fuentes

Durante muchos años, se les echó la culpa a todas las formas de grasa alimenticia por el aumento en las tasas de obesidad de los Estados Unidos. No obstante, en las investigaciones actuales, se sugiere que el tipo de grasa consumida es mucho más importante que la cantidad de grasa consumida. En el siguiente diagrama de flujo, se explican algunas de las diferencias entre los tipos de grasa. En la tabla de la página siguiente, se describen estas grasas en más detalle.

Necesidades diarias de lípidos

Se recomienda que las grasas de la dieta aporten entre un 20 y un 35% de las necesidades energéticas diarias, incluso. Hay ciertos lípidos que se consideran esenciales para el organismo, como el ácido linoleico o el linolénico, que si no están presentes en la dieta en pequeñas cantidades se producen enfermedades y deficiencias hormonales. Estos son los llamados ácidos grasos esenciales. Para aquellos que tengan problemas de salud específicos que requieran intervenciones nutricionales terapéuticas avanzadas, las grasas podrían representar aproximadamente de un 30 % a un 60 % de las calorías diarias, según la intervención o la afección de la salud específica.

Bajar consumo en las siguientes grasas:

Incorporar las siguientes grasas:

Leave a reply